jueves, 11 de febrero de 2016

El limón (Parte III)

 
 

CITRUS LIMONUM

 
HÍGADO Y VESÍCULA
 
Se aconseja este fruto a todos los enfermos del hígado y de la vesícula biliar ya que estimula las secreciones biliares y ayuda a metabolizar las grasas.
Desayunar una mezcla de aceite de oliva virgen y zumo de limón en la que mojar pan. El limón neutraliza las toxinas, también ayuda a eliminarlas, reforzando la función antitóxica y protectora del hígado.

 CATARROS

Por sus propiedades refrescantes, antisépticas y su contenido en vitamina C, el limón alivia las afecciones de las vías respiratorias, las inflamaciones de la garganta, afonía y amigdalitis.
Se recomienda hacer gárgaras con el zumo de un limón diluido en agua tibia, a la que se le puede añadir una cucharadita de miel. Su poderosa acción antibacteriana y antiviral es beneficiosa para el dolor de garganta, úlceras de boca y gingivitis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario