lunes, 13 de mayo de 2013

Okupas

La cosa está muy mal. El paro, las hipotecas, los desahucios... Ante esta situación, la semana pasada se presentaron, sin avisar, mis nuevos vecinos: una pareja de gorriones. Han okupado el último hueco libre de las tejas, en la cubierta.
 
 
A mí no me molestan, se pasan el día entrando y saliendo, piando y posándose de antena en antena. Ella debe estar embarazada, pues están de obras, ampliando la estancia para la llegada de la nueva prole. No han puesto contenedor de escombros, y cae todo a mi patio, pero somos vecinos, hoy por tí, mañana por mí. Espero que no pongan pegas con el humo, cuando haga las barbacoas en el verano.
 
 
Por las noches no dan que hacer, cuando lleguen los bebés no se si cambiará la cosa, ya saben, mamá a este mosquito no las quitao las patas, este gusanito estaba caliente, esta cucaracha estaba dura... ná, cosas de niños-gorriones. Eso sí, son muy madrugadores.
 
 
Al patio bajan poco, son más de antena, quizás influya que a mi perrita Tani no le agrada mucho compartir el patio ni con las moscas, y está todo el día vigilando.
 
 
 
Por cierto, no creo que paguen la comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario